Reflexiones Educativas: ¿Cómo terminar el año escolar eficientemente?

Sandra Leal / Simón Bong.-

Después de dos meses de cuarentena y avanzando irremediablemente hacia la finalización del año escolar bajo la modalidad de educación a distancia, debemos asumir la instrucción y la formación de nuestros niños y jóvenes como asunto de prioridad nacional, tan importante como la salud y la vida. Las experiencias educativas virtuosas, presentadas en la reflexión anterior, dan muestra de esta preocupación.

Los padres asumieron el rol docente, las rutinas escolares se trasladaron a las casas, los estudiantes reprogramaron sus hábitos de estudio, el recurso tecnológico se impuso y los docentes, hoy más que nunca, asumen múltiples funciones (todas importantes): administradores de contenidos, tecnólogos educativos, diseñadores de ambientes multimedia de aprendizaje, gestores del conocimiento, orientadores de padres, psicólogos educativos.

En tiempo récord, muchos docentes han pasado de ser profesores “de tiza y pizarra” y usuarios novatos de la tecnología, a ser unos estudiosos de las TIC’s (Tecnologías de Información y Comunicación), administradores de espacios online de aprendizaje (chat, blog, página web), creadores de recursos digitales (láminas, podcast, videos). El “ensayo y ajuste” ha sido el método de trabajo que ha orientado la toma de decisiones y el desarrollo de las actividades educativas.

La expresión “actividad educativa” no es una simple denominación. Rosenblatt (en su trabajo Writing and Reading: The transactional theory, 1988) la define como aquella “situación” en la cual estudiantes y profesores están en interacción, no sólo entre ellos, sino también con los elementos ambientales e institucionales característicos de la dinámica escolar. Por tanto, dicha actividad implica un condicionamiento recíproco entre estos elementos para alcanzar el aprendizaje de los estudiantes.

En tiempo récord, muchos docentes han pasado de ser profesores “de tiza y pizarra” y usuarios novatos de la tecnología

En esta cuarentena este mundo escolar se trasladó a los hogares, impactó en la dinámica familiar e involucró a los padres de los estudiantes transfiriéndoles funciones docentes, de manera que la interacción y el condicionamiento se hicieron más complejos, de manera apresurada y un poco forzada. Por eso es comprensible el desconcierto, la preocupación, la angustia, el temor y la ira manifestada por algunos padres durante estas semanas de confinamiento. Pero también es cierto que es urgente y necesario superar estas reacciones y estados emocionales para trascender a lo verdaderamente importante: la salud mental y emocional de los estudiantes y su aprendizaje.

En este contexto escolar bajo la cuarentena, la educación a distancia mediada por las TIC’s se convirtió en la vía, la forma y el recurso disponible, apropiado e ideal. Ya hemos denunciado los errores cometidos en su implementación. Ahora nos toca construir el mejor fin de año escolar posible y el inicio del próximo año escolar 2020-2021. Es por ello que queremos ofrecer algunas recomendaciones muy generales, basadas en la planificación, el diseño instruccional y las TIC’s.

Pensamos que una actividad educativa online para los estudiantes de cualquier nivel educativo, debe integrar e interconectar contenidos; así se optimizan el tiempo, el esfuerzo y las exigencias cognitivas. Hacer posible lo anterior implica: (1) escoger los contenidos y las asignaturas que pueden integrarse de manera lógica; (2) planificar las actividades educativas asociadas a los temas y áreas; (3) seleccionar los contenidos multimedia más convenientes, que puedan integrarse y apoyar los temas.

Planificación es la guía

Sobre la importancia de la planificación, ya hemos desarrollado algunas ideas en las reflexiones anteriores. A esto agregaremos que una actividad educativa, para que sea significativa, debe planificarse pensando en que ella promueva procesos básicos cognitivos como la atención, el procesamiento de información y la sensopercepción; a partir de ellos surge la oportunidad para desarrollar el lenguaje, socializar, comunicar ideas, estimular el pensamiento, hacerse preguntas, elaborar respuestas y explicaciones, conjeturar, someter a prueba las conjeturas, fortalecer la identidad, crear la autoconfianza.

De allí la importancia de seleccionar una buena lectura y un buen autor, promover una discusión con base en premisas, hacer preguntas retadoras y problematizadoras, proponer situaciones a comprender y resolver, hacer observación y experimentación, exigir registro de observaciones o datos (todo esto adaptado a cada grado o año).

Una actividad educativa, para que sea significativa, debe planificarse pensando en que ella promueva procesos básicos cognitivos

En relación con los contenidos multimedia, son aquellos temas o presentaciones que utilizan diversos medios (fotografía, video, sonido, texto) de forma simultánea para transmitir una información determinada. Es aquí donde el uso de las TIC’s ha permitido diseñar y reproducir contenidos multimedia, los cuales favorecen creativamente diversas formas de representación de un objeto, situación o fenómeno, y además representan una nueva manera de comunicarse los seres humanos.

La conectividad e interacción son dos características esenciales de un contenido multimedia. Por ejemplo, un texto digital permite integrar texto, hipervínculos, material audiovisual, animaciones y otros elementos que conceden dinamismo al contenido del texto, incorporan valor y favorecen la comprensión del mensaje.

Otros contenidos multimedia más específicos que podemos incorporar al diseñar las actividades educativas online son: (1) elementos infográficos interactivos como el Thinglink, en el cual se crea una cuenta de forma gratuita, se cargan imágenes y agrega la información que el usuario desee; (2) elementos de audio como SoundCloud, Goear e iVoox , PicVoice, que posibilitan complementar un texto con una explicación (voz) y se puede incorporar música, o una entrevista, o un podcast (propio u otro alojado en una página web); (3) videos a través de las plataformas YouTube, Vimeo y Dailymotion, que dan la opción de agregar o cargar tutoriales, entrevistas, seminarios y contenidos audiovisuales; (4) presentaciones y documentos de texto, que permiten mostrar archivos PDF, exponer presentaciones en Prezi o SlideShare o Power Point, insertar un documento de Scribd, Issuu o Google Drive; (5) redes sociales, las cuales se transforman constantemente para mostrar contenidos, de acuerdo con las necesidades e intereses de los usuarios, esto las hace muy variadas y versátiles, aquí encontramos los Tweets, los foro-chat de Whatsapp (persona a persona, o grupales), un posteo de Facebook, una imagen de Instagram, un tablero de Pinterest o una publicación de Google Plus.

En el ámbito de las Ciencias Básicas y Matemática es conveniente planificar actividades educativas online estilo “proyectos”, trabajos virtuales controlados (con guías estructuradas de instrucciones y preguntas) y/o abiertos (lineamientos generales y flexibles, más propensos a la creatividad) que promuevan en el estudiante la búsqueda de información, el control de variables, la elaboración de gráficos, la realización de simulaciones y mediciones, etc. Ejemplos de estas actividades las presentamos en los siguientes vínculos:

Ante este océano de medios y recursos digitales, es muy probable que algún docente quiera incorporar la mayor cantidad de ellos en sus actividades. Es aquí donde es valioso el refrán “menos es más”, es decir, no debemos abusar de los contenidos multimedia; lejos de favorecer el aprendizaje, su exceso puede producir distracción y desviar la atención de lo verdaderamente importante: el uso correcto del lenguaje, la esencia y precisión de los conceptos, la lógica de los procedimientos, las características de los fenómenos, la comprensión de los eventos naturales o históricos, la importancia del razonamiento. La premisa siempre debe ser mostrar los contenidos de manera clara, concreta, precisa, no engañosa (adornada) y atractiva.

Sandra Virginia Leal Huise –Profesora de la Universidad Monteávila.

Especialista Invitado: Simón Enrique Bong Anderson – Profesor de la UCAB y UPEL (Pedagógico de Caracas).

This article has 1 Comment

  1. Desde antes de la cuarentena, y aquí en el exilio, me planteé en muchas oportunidades la posibilidad de dar clases virtuales. La evolución de la tecnología, poco a poco se come las ideas y formalidades retrógradas de la sociedad cada vez más aferradas a lo antiguo.

    El sistema educativo venezolano necesita con urgencia un cambio drástico (tecnológico, planificación, ejecución, difusión y en formación), donde la política quede excluida del proceso educativo, dejando libre de ideologías que pudieran marchitar la esencia del proceso enseñanza-aprendizaje , fusionando la trayectoria academica y profesional de docentes experimentados y recién recibidos o incluso en aquellos que están en formación.

    La era tecnológica ha llegado para quedarse, los niños, niñas, adolescentes y los adultos aprenden diferente, en contextos diferentes, sin embargo, los medios electrónicos y las redes sociales ganan terreno. Los famosos «youtuber» tan nombrados y en algunos casos odiados pueden ser una herramienta poderosa si se saben usar; es la nueva era y es lo que ven los jóvenes, si los docentes nos dedicamos y logramos hacer canales que llamen la atención de esa comunidad y volver a Ser «influencer» pero en tema educativo, tendríamos ganado el cielo.

    Lic. Kervin Domont
    Prof. de Matemática.
    UPEL IPC.
    Lic. Magíster Yarines Martinez Sulvaran
    Profa. Mencion Castellano literatura y Latin
    UPEL IPC. UPEL IMPM

Deja un comentario