Oncológico Luis Razetti opera a la cuarta parte de su capacidad por falta de recursos

Mariana Di Yorio.-

El oncológico Luis Razetti, debido a problemas y deterioro de su infraestructura e insuficientes recursos, ha disminuido la cantidad de consultas diarias. De atender a 40 o 50 personas en la actualidad pasó a 10 pacientes por día, informa el personal médico de este centro asistencial.

Las consultas en el Razetti se dividen en pacientes que acuden a revisión por primera vez y con diagnóstico reciente de cáncer para planificar el tratamiento, y las pacientes de seguimiento, aquellas personas que están en observación para monitorear su estado de salud.

Normalmente, sumando ambas consultas, se veían de 40 a 50 pacientes, los martes y los jueves. Ahora tenemos un problema de infraestructura y pocos recursos por lo que se nos impide abarcar esa cantidad de personas. El número de consultas ha mermado de 7 a 10 personas semanales”, expresó un médico oncólogo del centro asistencial.

A nivel mundial el cáncer de mama es la primera causa de muertes por cáncer en las mujeres y Venezuela no es la excepción, señaló este doctor, quien prefirió reservar su identidad.

Por ello, mundialmente se ha tratado de establecer pesquisas, de acuerdo con las características de las mujeres. De 25 a 40 años, sin factores de riesgo, deberían someterse al examen clínico de mastología, más un ultra sonido de mama, a partir de los 40 años.

La mujer debería hacerse la mamografía y complementar con el ultra sonido de mama hasta los 75 años. Si entre los 35 a 40 años tienen factores de riesgo se les adelanta la mamografía, esto de acuerdo con lo establecido por el Consenso Nacional de la Sociedad Venezolana de Mastología Sin embargo, tales procedimientos no son fáciles de llevar en el país, de acuerdo con lo señalado por los especialistas.

“Las pesquisas consisten en que a una población aparentemente sana tú decides hacerles estudios para diagnosticar de manera precoz una enfermedad o incluso diagnosticar entidades patológicas antes que se conviertan en cáncer y poder actuar en consecuencia, esa es la tendencia mundial”, explicó el especialista del oncológico.

En relación con el cáncer de mama no está establecida la pesquisa formal en el país. “Esto lo deben hacer los entes gubernamentales, pero eso no existe. En los oncológicos la mayoría de los mamógrafos están malos, la estructura no da para hacer los estudios de pesquisa, entonces las pacientes acuden a centros privados o a instituciones públicas que cuentan con algún recurso”, indicó.

Basados en el objetivo de la pesquisa en Venezuela es baja la cantidad de mujeres que se hacen la mamografía anual, “como no es un programa establecido algunas mujeres se hacen la mamografía y otras no”, indicó el oncólogo.

El doctor comenta que los insumos para atacar el cáncer de mama son bastante irregulares, por ello hay épocas en la que se cuenta con bastantes tratamientos y hay épocas del año en las que no se tienen insumos.

La cirugía se ofrece tanto en instituciones públicas como en privadas. “En públicas hay muchas limitaciones. En el oncológico teníamos ya 5 semanas sin operar, comenzamos a operar hace dos lunes. A ese nivel llega la irregularidad en el control del cáncer de mama, lo que tiene impacto en el control y desarrollo de la enfermedad en los pacientes. Es muy difícil tratar esta enfermedad en Venezuela”, se lamenta el especialista.

En el país, en su mayoría, las mujeres al recibir su diagnostico asocian el cáncer con muerte. El cáncer para ellas tiene una connotación de mortalidad.

Tú le dices a un paciente que tiene cáncer y con lo primero que lo asocia es con muerte muy temprana. Sin embargo los avances tecnológicos y de tratamientos para la enfermedad hacen que el cáncer de mama, sobre todo cuando es diagnosticado en etapa temprana, sea incluso curable o con una sobrevivencia de bastantes años de vida para la paciente”, agregó el experto.

En este sentido, recordó que el cáncer tiene cuatro etapas: “La mayoría de nuestras pacientes llegan en la etapa tres, lesión grande en la mama y con células tumorales esparcidas fuera de la mama como en los ganglios de la axila. Por ello deben realizarse primero quimioterapia, después de un tiempo la cirugía y luego la radioterapia,” afirmó.

El diagnostico temprano es el que da mayor posibilidad de sobrevivencia, afirma el especialista, al señalar que en efecto en el país se ha progresado en el tema de la concientización de la enfermedad, pero “no se han establecido en la práctica los programas de pesquisas, con los cuales, se obtendrían diagnósticos temprano”, culminó el doctor.

*Mariana Di Yorio es estudiante de la Universidad Monteávila

Deja un comentario