La UMA despide a una nueva promoción, cargada de retos

Sabrina Machado.-

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Ayer, en el auditorio del Colegio Emil Friedman, la Universidad Monteávila volvió a cumplir con sus principios básicos, graduar a jóvenes formados en valores y conocimientos, dispuestos a contribuir por el bien de la sociedad en la que les toque desarrollarse.

Nuevamente las togas brillaron con su mayor esplendor, al lado de sonrisas, y una que otra lágrima de felicidad, de padres y familiares, quienes festejaban henchidos de orgullo uno de los primeros grandes logros de sus hijos.

Y, como bien lo señaló el alumno Félix Allueva en su discurso, en representación de los nuevos licenciados en Comunicación Social, no es poca cosa estudiar, formarse, crecer, graduarse en tiempos de dictadura, y no será poca cosa brillar y hacer el bien como profesionales en tiempos de dictadura y, sobre todo, poner el pecho en la reconstrucción valerosa y necesaria de este país.

Este acto, de significativa importancia, al cumplirse el próximo mes de octubre 20 años de la primera clase dada en los espacios de esta universidad, que nació  a los pies del Ávila, reivindica los principios más nobles del ser ciudadano, del ser venezolano.

Esta casa de estudio nació en momentos de quiebre para la sociedad venezolana y se ha mantenido en momentos de crisis, sorteando circunstancias y dilemas de los cuales no está nada lejos la Academia, o mejor dicho, en los cuales debe ocupar primer lugar la Academia., porque solo a través del conocimiento se encontrará la luz. 

Desde Pluma felicitamos a cada uno de los 226 graduandos en las disciplinas de Comunicación Social, Derecho, Administración, Educación y a los nuevos 86 especialistas en las áreas de Atención Psicoeducativa del Autismo, Comunicación Organizacional, Derecho Procesal Constitucional, Periodismo Digital, Evaluación Educativa y Planificación, Desarrollo y Gestión de Proyectos, que siguen dispuestos a formarse, a crecer, no solo en conocimientos, sino en valores.

Pluma vio graduar a un significativo grupo de jóvenes que pasó por nuestros espacios, contribuyendo al nacimiento y fortalecimiento de este portal, cuya primera función es que los jóvenes estudien practicando, aprendiendo, perdiendo el miedo a la realidad de lo que implicará su profesión en un lapso perentorio.

Por eso, desde aquí los aplaudimos de pie, felices y orgullosos de ver alcanzados nuevos escalones en esa escalera que significa la vida. Muchas felicidades y éxitos en esta etapa que emprenden como profesionales y especialistas, de la mano de la ética, la verdad y la belleza, como lo señaló el rector Francisco Febres-Cordero, al dar por concluido este nuevo acto de grado.

*Sabrina Machado es coordinadora de Pluma

Deja un comentario