La verdadera amenaza a la transformación digital

Edgar Santos Molina.-

Umatrix

Es hartamente comentado que estamos entrando a una era de revolución tecnológica sin precedentes. La ascensión de IoT, IA y Blockchain entre otras tecnologías emergentes, advierten una vida que solo había alcanzado a visualizar en la serie animada de Hannah & Barbera “Los Supersonicos” (así se llamaba en mi país Venezuela), y al igual que entonces, mi pensamiento hoy es el mismo… ¿y cuándo llegará? Con esta inquietud, comenzaré a dilucidar la idea.

El boom de la fintech nos promete a los ciudadanos de a pie, por primera vez, tener acceso a recursos financieros y sociales con un alto grado de equidad, acceso a un mundo que para muchas personas es esquivo, (en Venezuela son mÁs de 12 millones). Al fin pareciera ser que tendremos el mundo financiero y otros horizontes a nuestro alcance. Pero como en toda revolución tendrán que librarse muchas batallas antes de probar sus ricas mieles y una de ellas, para mí la más importante, es la batalla por el poder.

Hasta ahora, la gobernabilidad empresarial en muchos aspectos se sustenta por la opacidad que la gestión humana logra mantener. Los incentivos son muchos para mantener la información “discreta”, el peor ejemplo de ello, ENRON. Sin mucho rodeo, quiero alertar que el perfil gerencial actual en una gran proporción, está ubicado en la llamada generación X, personas que nos están preparadas para vivir bajo la lupa de la sociedad transparente y que es justamente el campo donde se ha de librar la batalla advertida.

El cambio de paradigma que trajo consigo el escándalo ENRON puso en tela de juicio la ética y la moral de quienes lideraban el sector financiero. Se destapó la burbuja sostenida en artilugios contables y ambiciones desmedidas. El llamado “conflicto de agencia” lo que desencadenó cambios en el sistema y en las regulaciones del momento. Sin embargo, pereciera que no fue suficiente al ver atravesar pocos años después, en el 2008, la explosión de la llamada burbuja inmobiliaria durante la gobernación Obama y nuevamente, ¿cuál fue el punto común para evidenciar las fallas en el sistema? La avaricia humana y los incentivos perversos del propio sistema.

Es cierto que la opacidad soporta el poder, todo tipo de poder. La llamada asimetría de información empodera. Esta afirmación ataca los inmensos beneficios que trae consigo la nueva tecnología; Descentralización, auditorias públicas en tiempo real, información inalterable, acceso universal entre otros beneficios que socavan la base del poder actual y los cuales demandaran un gran esfuerzo, adaptación por parte de la clase líder actual o en el mejor de los casos, ceder el cetro a una nueva generación de líderes nacidos del vientre de la bestia.

Entonces, ¿estaremos preparados para convivir con un nuevo paradigma del poder? ¿La clase gerencial comprende su rol facilitador para la bienvenida a las nuevas tecnologías?

La historia nos ha enseñado que el status quo de las industrias disruptas es la fuerza opuesta a la innovación, que solo logrará retrasar lo inevitable e impedirá que recibamos más temprano los beneficios. Lo vimos en los casos de las disqueras vs las descargas online, los periódicos y las versiones web, luego de tanto desperdicio innecesario de recursos financieros, legales y comunicacionales han aprendido de a poquito a reinventarse y adaptar su modelo de negocio sobre las bondades que la tecnología ofrece, permitiendo a muchas personas disfrutar de sus productos, cosa imposible de lograr con sus modelos desgastados, ¿veremos repetir esta misma historia en el sector bancario?

Afortunadamente, por los momentos parece que no. Grandes e influyentes corporaciones financieras han visto como una gran oportunidad y aúpan la generación de regtech en el ecosistema. Pareciera que aunque hay destacados opositores a la revolución High Tech, solo lograrán retrasar lo suficiente su instauración para comprenderla mejor y surfear la ola con éxito.

Citando a Henry Arslanian / FinTech & RegTech Leader PricewaterhouseCoopers (PwC)-China & HK

«FinTech not only transforms the financial services industry but also enables financial inclusion and the opportunity to help more than 2 billion people around the world who today have no access to financial services». 

“Las FinTech no solo transforman la industria de servicios financieros, sino que también permiten la inclusión financiera y la oportunidad de ayudar a más de 2 mil millones de personas en todo el mundo, que hoy no tienen acceso a servicios financieros”.

Junto con esta declaración, afortunadamente, vemos grandes corporaciones globales, alrededor de todo el mundo, con mucho poder e influencia en los 5 continentes, avanzar sin ningún titubeo en esta revolución tecnológica, lo que nos permite mantenernos muy optimistas sobre lo que está por venir. Que así sea.

* Edgar Santos Molina es profesor de la Universidad Monteávila

Deja un comentario