América Latina y su giro radical de la izquierda a la derecha

Yanuacelis Aure.-

Fotografías: Cortesía.-

En el 2018 se dieron importantes cambios políticos en dos de los países más grandes de la región: México, que llevaba años con el PRI, un partido de centro derecha, gobernando dio un giro a la izquierda con las elecciones del 2018 ganadas por Andrés Manuel López Obrador, del partido Morena; siendo la primera vez que en la nación azteca gana las elecciones un candidato de izquierda.

Tras la encarcelación de Lula Da Silva por corrupción, líder de la izquierda en Brasil, el país sudamericano dio un giro hacia la derecha en las últimas elecciones con la figura de Jair Bolsonaro, un exmilitar que prometió acabar con la corrupción en el país sudamericano.

De esta manera, se ve más claro que el mapa político latinoamericano ha cambiado de ideología los últimos años, pues otro ejemplo de un país que llevaba años en manos de la izquierda y pasó a ser de derecha fue Argentina con el líder de centro-derecha, Mauricio Macri, después de años con el matrimonio Kichner al mando.

Otro ejemplo del cambio político que está experimentando la región fue Chile en el 2017 que pasó de ser gobernado por la centro-izquierda con Michelle Bachelet a la centro-derecha con Sebastián Piñera.

Para el 2019 esto podría seguir cambiando, ya que El Salvador, Panamá, Guatemala, Uruguay, Argentina y Bolivia tendrán elecciones.

El analista político Carlos Alberto Montaner declaró a la cadena de CNN que el desgaste de la izquierda en la región se debe a “problemas locales que se integran en un problema general, pues los modelos políticos se contaminan unos a otros”.

Sobre la posibilidad de reelección del presidente boliviano, aseguró: “La década de los noventa fue liberal en el sentido de reducción del gasto público y la privatización de empresas estatales, después de eso vino el socialismo del siglo XXI y toda esa retórica ultranacionalista basada en los caudillos, por eso es importante que le hayan negado a Evo Morales la posibilidad de reelegirse”.

Por su parte, el expresidente chileno, Ricardo Lagos, sostuvo en una entrevista con El Observador; que: “Latinoamérica se seguirá moviendo hacia la derecha en tanto los partidos de izquierda no se den cuenta que el crecimiento es fundamental en un continente que tiene muchas carencias”. Además también afirmó que esta no estará en mucho tiempo en el poder mientras no aborden el tema de la seguridad ciudadana.

También aseguró que este giro se ha visto influenciado en parte por las crisis que han experimentado Nicaragua y Venezuela, a quienes considera “dos manchones muy fuertes”, así como los escándalos de corrupción de varios gobiernos de izquierda como el de Cristina Fernández de Kirchner, en Argentina, o la reciente encarcelación de Lula Da Silva, en Brasil.

En Bolivia, la semana pasada, se realizó un encuentro entre civiles, líderes de la oposición y el Comité Nacional de Defensa de la Democracia (Conade) para pedir y gestionar la aplicación de la Carta Democrática Interamericana, para “la restauración de la democracia plena en Bolivia”. Los asistentes a la “cumbre”  también exigieron  “un nuevo” Tribunal Supremo Electoral (TSE), debido a que permitió que Evo Morales y el vicepresidente, Álvaro García Linera, se postularan en las próximas elecciones.

En diciembre, esta decisión generó varias protestas en Bolivia, debido a que la población está en contra de que el actual presidente se postule para un cuarto período presidencial, pues Morales lleva en el poder desde el año 2006.

Con el fallo, el TSE puso «en duda las bases de la democracia» y estableció «un futuro incierto para los bolivianos«, aseguró la Iglesia católica en un comunicado.

De hecho unas encuestas realizadas hace un mes, arrojaron que el expresidente boliviano Carlos Mesa (34%) le saca cinco puntos de ventaja en intención de voto a Morales (29%).

El primer país que celebrará elecciones será El Salvador, en donde se perfila como el candidato favorito el exalcalde de San Salvador, Nayib Bukele, quien con 37 años podría convertirse en el presidente más joven de la historia reciente del país, este fue expulsado del izquierdista FMLN en 2017 y ahora participa en los comicios bajo la bandera de la derechista Gran Alianza por la Unidad Nacional (GANA).

Mientras que en las elecciones de Uruguay, previstas para el 27 de octubre aunque los partidos no han presentado a sus candidatos, una ligera mayoría de uruguayos cree que el próximo presidente seguirá perteneciendo al oficialista Frente Amplio, partido del expresidente de izquierda José Mujica y del actual presidente Tabaré Vázquez.

Mientras tanto el subcontinente observa el desarrollo de los nuevos presidentes en sus respectivos cargos.

*Yanuacelis Aure es estudiante de la Universidad Monteávila

Deja un comentario