Los crepusculares no dejan para nadie

Freddery Díaz.-

Fotografías: Cortesía.-

En Venezuela, como en casi todos los países del mundo, las ligas deportivas profesionales son una parte muy importante en la sociedad, y en todos los rincones del país se sigue fervientemente la actuación de los equipos profesionales que hacen vida en nuestra nación.

El futbol, que ya es una fuerza común en prácticamente cada lugar habitado del planeta y es el deporte predominante para los sudamericanos, también tiene sus raíces arraigadas en Venezuela; pero la influencia de los países del Caribe y Norteamérica en el país hacen que también haya dos deportes de altísima importancia para los fanáticos venezolanos: el béisbol y el baloncesto.

Solo ocho estados se dan el lujo de poseer un equipo en cada una de las ligas profesionales más importantes de Venezuela: Distrito Capital (Leones, Cocodrilos y Caracas FC), Carabobo (Navegantes, Trotamundos y Carabobo FC), Aragua (Tigres, Toros y Aragua FC), Vargas (Tiburones, Bucaneros y Deportivo La Guaira), Zulia (Águilas, Gaiteros y Zulia FC), Lara (Cardenales, Guaros y CD Lara), Anzoátegui (Caribes, Marinos y Deportivo Anzoátegui) y Nueva Esparta (Bravos, Guaiqueríes y Margarita FC). Y año tras año estos se miden para determinar cuál es la entidad dominante, deportivamente hablando.

En esta década se ha visto mucha paridad a lo largo de los años. En 2012, por ejemplo, un total de seis estados llegaron al menos al subcampeonato en una de las ligas: Lara (Club Deportivo Lara fue campeón del futbol), Aragua (Tigres fue monarca en el beisbol), Anzoátegui (Marinos reinó en baloncesto), Distrito Capital (Caracas FC secundó al Lara), Vargas (Tiburones alcanzó la final por primera vez en 25 años) y Carabobo (Trotamundos luchó como pudo para evitar el título de Marinos). En el siguiente año fue muy similar: Magallanes, Cocodrilos y Zamora fueron campeones, venciendo a Cardenales, Marinos y Deportivo Anzoátegui respectivamente. En Puerto la Cruz hubo ligero dominio porque dos equipos llegaron a la final, pero no ganaron.

Sin embargo, en los últimos dos años eso no ha sucedido. Todos los reflectores se han ido a una sola ciudad: Barquisimeto. Desde el 2017 Lara ha estado en cada final y ha dominado la escena casi sin oposición, ya que apenas Anzoátegui ha logrado colarse en más de una final e incluso arrebatar un título.

Guaros de Lara es la máxima estrella del trio. El conjunto de baloncesto, con Heissler Guillent, Gregory Echenique y José Vargas ha exhibido un extraordinario récord de 38-14 en las últimas dos temporadas de la LPB (23-13 en 2017 y 15-1 en 2018) que ha sido acompañado por un aún mejor desempeño en los playoffs: 12-3 en 2017 y 10-3 en 2018. Guaros ha ganado ambos títulos en la LPB frente a Marinos primero y Trotamundos después, y para darle más sabor a la gloria, también fue capaz de ganar la Liga de las Américas en 2016 y 2017, la Liga Sudamericana en 2017 y la Copa Intercontinental en 2016 y 2017, convirtiéndose en el mejor equipo de Sudamérica.

Cardenales de Lara ha destacado mucho también. Los pájaros rojos han ganado más juegos que nadie en la ronda regular de la 2016/2017 y la 2017/2018: 39-24 en la primera y 38-25 en la segunda. Además, en la 2018/2019 exhiben record de 23-17, para un total de 100-66 en ese periodo.

Dirigidos por Luis Dorante primero y por José Moreno luego, Cardenales ha mostrado una tórrida ofensiva con los criollos Luis Valbuena, Carlos Rivero, Juniel Querecuto e Ildemaro Vargas y los importados Rangel Ravelo, Henry Urrutia y Alejandro de Aza, además de un pitcheo excepcional con Raúl Rivero, Néstor Molina y el cubano Jorge Martínez. Lo que le ha faltado a Cardenales es dar el golpe en la final: Águilas del Zulia los derrotó 4-1 en 2017. Caribes hizo lo propio 4-2 en 2018.

Club Deportivo Lara no ha llamado demasiado la atención, pero eso no le quita mérito a su actuación. A pesar de nunca estar entre los favoritos a levantar la liga, eclipsado por Zamora, Táchira y Caracas, a la calladita se las arregló para ganar el Torneo Clausura de 2017 ante Mineros y de 2018 ante La Guaira. La gestión de los técnicos Leo González y Pedro Vera, que ya dio buenos frutos con Trujillanos, es la clave del éxito del Lara. Y este año es la posibilidad de alcanzar el título que se escapó en los últimos minutos el año pasado frente al Monagas.

Aunque hasta ahora solo Guaros ha logrado levantar el título en su liga, el dominio de Lara ha sido impresionante en estos dos años. Sin embargo, todavía no han podido igualar la hazaña lograda por Distrito Capital en el 2010: con un dominio espectacular sobre el resto de la liga y enfrentando a sus eternos rivales en la gran final, los tres equipos lograron el título ese año.

Leones del Caracas venció 4-3 en la final a Navegantes del Magallanes para alcanzar su vigésima corona, Cocodrilos de Caracas empleó los siete juegos para derrotar a Marinos de Anzoátegui y ser campeón por cuarta vez y Caracas FC aplastó 6-3 en el global a Deportivo Táchira para lograr su undécimo título.

Si las cosas siguen por este camino, más temprano que tarde se verá que Lara se convierte en el segundo estado en dominar por completo la escena deportiva venezolana.

*Freddery Díaz es estudiante de la Universidad Monteávila

Deja un comentario