Comunicación en ambientes educativos virtuales

Nelly Meléndez.-

Tic Tac

La comunicación es la herramienta fundamental de los docentes, independiente del nivel y la modalidad educativa.

Así pues, que se intente exportar el éxito de ambientes presenciales a ámbitos virtuales o semi-presenciales es algo lógico, adecuado e inteligente. Lo malo de todo esto es cuando lo que se espera del profesor es aplicar las mismas estrategias de sus clases presenciales y algunas características análogas, pero sin exportar los procesos comunicativos que conducen realmente al éxito en el aprendizaje.

Antes de continuar quiero expresar que no estoy afirmando que todos los docentes deben ser profesionales en el área de comunicación social. Hay consenso sobre la necesidad de aplicar competencias de comunicación digital en entornos virtuales, especialistas manifiestan que el fracaso actual de algunos cursos virtuales gira en torno al distanciamiento y soledad que afrontan los estudiantes, unido a la necesidad de mejorar los diseños instruccionales que valoren la interacción entre los estudiantes y de estos con el docente.

¿Qué se requiere para escribir en entornos digitales? Como en todo discurso se parte de la intencionalidad comunicativa, cohesión en la forma de estructurar el mensaje y la coherencia en el contenido.

A esto le sigue la usabilidad, la cual está relacionada con el entorno del sitio donde se esté escribiendo. La efectividad, eficiencia y satisfacción con la que los usuarios específicos pueden realizar un conjunto específico de tareas en un ambiente digital (International Organization for Standardization ISO, Norma 9241).

Según Jakob Nielsen, si la información en formato digital es difícil de leer o no responde a las preguntas clave de los usuarios, éstos se van.

Por tanto, es recomendable utilizar con títulos cortos, sencillos, atractivos e informativos. También  tomar en cuenta también el patrón de lectura occidental, de izquierda a derecha y de arriba hacia abajo, porque los estudiantes sólo ven el primer tercio de los titulares, la primera frase de los párrafos y de intertítulos cuando exploran contenidos (Franco, 2007).

El uso de hipervínculos en el medio digital comunica bajo nuevas claves narrativas. Esta propiedad técnica permite que un texto pueda ser fragmentado y abordado en orden libre por los lectores; también que se salten aquellas partes que no sean de su interés y tomen de él únicamente los fragmentos necesarios para el fin que tienen en su abordaje. De la misma forma, ayuda a conectar la información con datos externos que de manera inmediata complementan la información y contextualizan al lector (Sánchez, Puerta y Sánchez, 2010, p. 20).

Pero escribir no es la única forma de comunicación en ambientes educativos virtuales.  Las herramientas interactivas son mediadoras para llevar mensajes. Así encontramos los videos, la herramienta de la imagen y el movimiento al servicio del conocimiento, que atrae con fuerza la atención, generan recuerdos más perdurables, facilitan la retención de información y facilitan la explicación e interpretación, cuando las ilustraciones escritas o verbales no son suficientes.

El género dialógico es ampliamente utilizado en entornos virtuales, bajo la forma de chat, foro y correo. En el caso del chat la comunicación se realiza en el mismo instante, mientas que el foro y el correo se pueden revisar en cualquier momento de manera asincrónica.

En el caso de estas herramientas no debe perderse de vista la cortesía, la argumentación, el dinamismo comunicativo y la corrección lingüística.

Para lograr que la educación en ambientes virtuales sea un éxito, además del alumnado capaz de autogestionar su aprendizaje, tener un buen diseño instruccional, contenidos de calidad, docente conocedor del área de conocimiento y con gran vocación, también se necesita procesos de comunicación fluidos en un medio interactivo que brinde la sensación de acompañamiento continuo y de presencia en la plataforma digital. Este es un nuevo aprendizaje para los docentes de la era digital.

*Nelly Meléndez es profesora de la Universidad Monteávila

Deja un comentario