Vida deportiva | Camino a Tokio 2020

Miguel Sotomayor.-

Yulimar Rojas, una de las grandes favoritas para medallas en Tokio 2020. Foto: Cortesía

Los Juegos Olímpicos son el evento multideportivo de mayor relevancia en el mundo. Las competencias clasificatorias de Venezuela son los Juegos Bolivarianos, Suramericanos, Centroamericanos y del Caribe, Juegos Panamericanos y diversos campeonatos mundiales, según la disciplina deportiva.

Venezuela tiene expectativa de lograr y superar los resultados que lograron en los pasados Juegos Olímpicos de RÍo de Janeiro (Brasil) en los próximos juegos que serán en Tokio en el año 2020. El proyecto deportivo venezolano para la preparación en camino de Tokio es denominado Tokio 2020, donde nuestras mejores cartas se encuentran en los deportes individuales como el karate, el BMX y el atletismo.

Con deportistas como Yulimar Rojas en el triple salto (medallista de plata en Río), expectativa de oro en Tokio, es estudiante a distancia de la Universidad Nacional Experimental Simón Rodríguez (UNESR) y Robeilys Peinado en salto con garrocha, estudiante a distancia de la Universidad Deportiva del Sur (UDS).

En la historia deportiva nacional en vez de existir una inversión en el tiempo del crecimiento del deportista y transformarlo al alto rendimiento para obtener un triunfo en el futuro,  solo hay una inversión real sobre los atletas de primer orden mundial y no en los nuevos valores o talentos. Que no solamente necesitan entrenamientos deportivos al nivel exigido, tecnología, instalaciones deportivas, materiales deportivos, sino también medir su nivel con otras naciones en juegos de preparación internacional (donde en algunas disciplinas o categorías desde hace un rato no se asiste).

Para obtener el mejor resultado posible es necesario una verdadera política deportiva donde la inversión sea distribuida al deporte colegial, comunitarios, ligas y clubes como plan piloto de formación de nuevos valores, no solo al alto rendimiento sino invertir en la formación para el futuro que estos nuevos valores sea la referencia nacional.

La crisis económica afecta la preparación y el Estado mediante el IND y el ministerio de la Juventud y el Deporte como ente rector del deporte nacional y el mayor patrocinante del mismo, decide la poca inversión en el deporte y quizás a intereses particulares de vender un sistema fracasado mediante el poco éxito deportivo llamado la «Generación de Oro”.

Sin embargo, sin el apoyo de la instituciones privadas, educativa, donde encontramos la mayor población en la promoción del deporte estos logros no serán posible. El deporte amateur dejó de ser amateur hace mucho tiempo debido a los altos costos de los implementos deportivos, lo que coloca cuesta arriba su práctica. El practicante depende del poder adquisitivo de los padres y representantes (primeros patrocinantes) de esos futuros valores que más adelante podrán ser héroes nacionales.

Es indispensable que, desde las universidades, podamos aportar al desarrollo deportivo del país donde la promoción, difusión, actividades físicas, recreativas y de formación,  contribuyan a una mejor sociedad y mejore la salud física y mental de los practicantes. La creación de un modelo deportivo universitario que contribuyan en la creación de ligas y eventos deportivos contribuirá en el crecimiento deportivo del país donde todos los niveles y extractos sociales son vitales en el  aporte en este camino largo que representa un país en un ciclo olímpico.

Con esta frase me despido de la columna de hoy:

La herramienta más educativa que yo he tenido ha sido a través del deporte. Allí he aprendido a aceptar la derrota, que otro es mejor, a levantarme después de no haber hecho bien las cosas, esforzarme para hacerlo mejor”. Josep Guardiola. director técnico del equipo de fútbol del Manchester City y exdirector técnico del Barcelona.

*Miguel Sotomayor es profesor de la Universidad Monteávila

Deja un comentario