Pantera Negra: una bolsa llena de sorpresas y decepciones

Christian Hauer.-

Pantera negra
Pantera negra es protagonizada por Chadwick Boseman. Foto: Comicrítico

Pantera Negra es una película dirigida por Ryan Coogler y es parte del universo cinematográfico de Marvel, la cinta narra la historia de T’challa, Chadwick Boseman, el príncipe de una civilización secreta ubicada en África llamada Wakanda, que se encuentra más avanzada que el resto del mundo por estar ubicada en una mina de adamantio, el metal más fuerte de ese mundo, quien tras la muerte de su padre en el anterior filme de  Capitán América, deberá ocupar su lugar en el trono y buscar venganza.

La cinematografía de la película es funcional, pero no hay nada que llame la atención. En la mayoría de las escenas de acción la cámara esconde los golpes con movimientos bruscos y termina quitándole fuerza a los conflictos, cosa que es muy nociva para la batallas rituales de la cinta, que son los momentos de mayor tensión dramática.

El CGI  fue sobre utilizado y en todo lo que tiene que ver con naturaleza está muy mal implementado, hay una persecución de carros que funciona muy bien y es principalmente generada en computadora, pero del resto cosas como que la pelea final sea principalmente animada le quitan mucho a la experiencia y a la inmersión que esta pudo haber traído consigo.

El filme aborda la historia de T’challa, príncipe de una civilización secreta ubicada en África. Foto: Infobae

La historia parece querer ser dos cosas, una película de espías y una cinta sobre el trono de una civilización, y se hubiese beneficiado al centrarse en una de estas dos.

En cuanto a acción las partes de espionaje son las mejor ejecutadas, pero en cuanto a narrativa las secciones sobre el reinado son las más fuertes, las peleas rituales por ejemplo tienen una tensión dramática muy fuerte que pudo haber sido mejor aprovechada, sobre todo si hubiese estado mejor filmada.

Los dos personajes centrales hacen un excelente trabajo en la actuación y de hecho el villano Killmonger, Michael B. Jordan, es el mejor aspecto de la película, desde su motivación, hasta su actitud, intentaron promover un mensaje racial a través de su personaje pero la forma en que lo implementaron se sintió forzada, ya que a pesar de ser una de las cosas importantes que lo motivan jamás lidia con ser un hombre negro en los Estados Unidos ante la audiencia.

 Una buena opción para los seguidores de este universo cinematográfico. Foto: Culto – La Tercera

El soundtrack fue escrito por  Ludwig Göransson y consiste principalmente de beats de rap con tambores africanos y sonidos más tribales, le agrega mucha actitud a la cinta y es sin duda uno de los mejores aspectos de esta. También cuenta con múltiples canciones insertadas de artistas como Kendrick Lamar y 2 Chainz. La canción que más representa el tono de la película es The Killmonger Suite.

En general es un filme que desperdicio mucho potencial, la dinámica héroe/villano de esta es lo que la hace sobresalir dentro de las cintas de Marvel y combinado con el soundtrack son las principales razones por las cuales merece ser vista. Si eres fan de este universo cinematográfico, no será mala idea darle una oportunidad.

 *Christian Hauer es estudiante de la Universidad Monteávila

Deja un comentario