“Sucede que soy horrible” evidencia que la corrupción es un tema atemporal

Bella Riba.-

Obra dirigida por Sareni Siplenko, estudiante de la Ucab. Foto: Roberto Carrasquel

La pieza de 1983, original del escritor Gustavo Ott, refleja la situación de una familia cuya columna vertebral es la carrera política del padre y cómo esta atraviesa un declive, luego de perder las elecciones tras ser involucrado en negocios ilícitos, demostrando así que el drama político relacionado con la corrupción es totalmente atemporal.

La obra es dirigida por Sareni Siplenko, estudiante de Comunicación Social en la Universidad Católica Andrés Bello (Ucab) quien revela que a pesar de no ser esta historia su primera opción, se ajusta bastante a lo que quiere reflejar al público en estos momentos.

“Tenía otro tema en mente pero no conseguí los derechos de autor , fue de tanto seguir buscando que encontré este escrito de Ott y logré contactarlo, de inmediato me encantó la historia, porque me parece un excelente momento para rodar una pieza que critica la política”, explicó.

El texto escrito y publicado en 1983 nunca había sido colocado en escena, elemento que incrementó aún más el interés de la directora por interpretar la obra.

“Sucede que soy horrible” es una de las ocho obras que se estrenan en el IV Festival de Jóvenes Directores, dentro de los espacios del Trasnocho Cultural. Cuenta con un elenco fuerte en el que participan Rolando Padilla y Nattalie Cortéz, con gran experiencia en el medio, y Mariana Marval, Calique Pérez y Beatriz Sojo.

Rolando Padilla, quien interpreta el personaje de Raúl, manifestó su comodidad con el trabajo de la joven directora, explicando que un error recurrente, inclusive en los directores más veteranos, está en no entender el núcleo de la obra, lo cual no ocurre con Siplenko.

“En muchos directores, incluso los más preparados, puede suceder que no entiendan bien la obra y te lleven por un despeñadero. Yo nunca se lo pregunté a la directora, pero intuyo que se comunicó muchas veces con el autor para encontrar ese núcleo”, declaró Padilla, a la vez que aseguró conocer el trabajo de la estudiante como actriz y haber aceptado la propuesta como una oportunidad para reinventarse como actor.

La obra está protagonizada por Nattalie Cortéz. Foto: Roberto Carrasquel

Nattalie Cortéz interpreta a la esposa de Raúl y expresa que lo que más le gusta desde el texto es la forma en que dialogan los personajes, puesto que es un estilo muy venezolano, sin caer en lo “balurdo” y rescatando el nivel de cultura.

“Posee cierto toque de musicalidad y un nivel de cultura a lo venezolano, es interesante porque logra lo culto y lo cotidiano al mismo tiempo, lo cual es muy difícil para un dramaturgo”, señaló. La actriz también demostró abiertamente, y con gran actitud, estar a gusto con su personaje ya que explica que a pesar de “ser horrible” tiene sus razones y motivos.

Siplenko confesó que sintió un gran temor al contactar a los actores, a Padilla y a Cortéz principalmente, pero ellos eran los indicados para la obra, desde el mismo momento en que los ideó, según explicó la joven directora, por lo cual sintió una gran alegría al recibir respuestas positivas.

En cuanto al festival, la estudiante de Comunicación Social espera que todo fluya con gran armonía en la presentación de la obra, que su equipo realmente lo disfrute dando cada uno su aporte y que realmente guste al público.

“Yo siento que todo es una puerta y puede funcionar, realmente espero que mis actores y equipo de trabajo abran su corazón y lo sigan, que estén en escena y se escuchen. Ojalá guste al público y todos disfruten viéndola tanto como yo disfruté dirigiendo”.

Sea cual sea el resultado Siplenko refleja que sólo con el hecho de tener la oportunidad de participar e interpretar esta obra se siente a gusto, pero siempre esperando lo mejor, debido a las largas horas que implicó la preparación y montaje de este proyecto.

Tal parece que la actriz y ahora joven directora planea rodar su pieza teatral también en otros espacios culturales, ya que le parece el momento adecuado para su obra, que no es más que un claro reflejo de lo que padece Venezuela hoy en día.

*Bella Riba es estudiante de la Universidad Monteávila

*Roberto Carrasquel es estudiante de la Universidad Monteávila

Deja un comentario