Crisis alimentaria en Venezuela podría provocar un estallido social

Estefanía Montero.-

Investigaciones muestran que pobreza ha aumentado en Venezuela. Foto: photopin (license)

Según las investigaciones realizadas por el Observatorio Venezolano de Conflictividad Social el proceso de conflictos sociales en Venezuela se ha agudizado en este año 2017 en comparación al año 2016.

Las exigencias bajo las cuales se  realizaron las protestas del año pasado fue en 22% por el rechazo a la escasez y desabastecimiento de alimentos; 20% por los servicios básicos; 19% por los derechos políticos; 19% por demandas por seguridad ciudadana, derechos de las personas privadas de libertad y derecho a la justicia; 17% por los derechos laborales; y 3% por derecho a la educación.

En este orden la situación se ha hecho aún más compleja, explica Marco Antonio Ponce coordinador del Observatorio Venezolano de Conflictividad Social, debido a que en la actualidad hay familias enteras buscando alimentos en la basura, las cuales son personas que no se encuentran en situación de indigencia. Este es un elemento que no había anteriormente, por esto la crisis social se convierte más aguda y lamentable para este año 2017, advierte el vocero de la agrupación.

La crisis alimentaria podría detonar un estallido social en Venezuela, sin embargo no es el único factor. La suspensión del proceso de recolección de 20% de las manifestaciones de voluntad para la solicitud de referéndum revocatorio es otra causa que ocasionaría un estallido, recalca Ponce, pues con esta acción se vulneraron los derechos humanos de los venezolanos.

Las protestas se han diluido, expresa Ponce, pero la alerta de estallido sigue en pie. El descontento ha crecido en la gestión del gobierno de Nicolás Maduro pero no se ha concretado el estruendo social.

Para evitar el estallido el Observatorio Venezolano de Conflictividad Social propone varias soluciones: que el gobierno nacional atienda a la voluntad de las personas, que son las que sufren las calamidades que trae la crisis a diario; y adopte las sugerencias que realizan los organismos internacionales, que, a juicio de Ponce, ofrecen herramientas necesarias para solventar los problemas actuales.

* Estefanía Montero es estudiante de Comunicación Social de la Universidad Monteávila.

Deja un comentario