Vida en abundancia | Germinar desde la piel

01/11/2016

Carlos Lanz.- La semilla de un frondoso árbol puede ser delicioso fruto que sacie a los hambrientos. Proviene de la  fecundación de un óvulo por polinización, en cuyo polen se encuentran los gametos masculinos. Esta semilla, en tiempo propicio, caerá al suelo y germinará, alumbrando un arbolito, que medrará hasta dar umbrío frescor a quienes nos resguardemos bajo su copa. En tiempos de mi infancia cantábamos llenos de entusiasmo: “al…

Read More >>