Ante las Fake News se debe imponer el periodismo de paz

Ainara Guevara/Bárbara Ramírez.-

Fotografías: Lourdes Álvarez.-

periodismo de paz

Las redes sociales son comunidades virtuales donde las personas entablan relaciones; sin embargo, el uso que los propios internautas han hecho de ellas no hace propicio un verdadero diálogo, fructífero, donde se respete el criterio del que no piensa igual, así lo explicó la doctora Grisel Guerra al citar al filósofo Zygmunt Bauman en la Lección Inaugural de la Facultad de Ciencias de la Comunicación e Información de la Universidad Monteávila.

Ante esta realidad, la ponente recordó que el comunicador social tiene por objetivo la verdad y, ahora más que nunca, el compromiso de favorecer al diálogo y de respetar los principios básicos de la profesión, en un medio que es utilizado por intereses mezquinos para manipular y tergiversar los hechos, de acuerdo con su conveniencia, según explicó Guerra en su ponencia.

La especialista señaló que “lo que sucede en las redes es un ejercicio práctico de la comunicación” y, por ello, surgen vicios en ese ámbito, destacándose entre ellos las llamadas Fake News, o falsas noticias, a las que calificó como un “cáncer de la digitalización”, por la amenaza que representan al servicio de la verdad, cuya apuesta principal es la desinformación y la manipulación del lector.

Las Fake News logran su cometido al apoyarse en la predictibilidad de los hechos anunciados y la masiva difusión que propician las redes sociales, donde las personas construyen comunidades con gente parecida a ellas y no hay un ambiente de discusión real donde pueda refutarse lo enviado, al parecer de Guerra, quien comentó que estas noticias despiertan la codicia y un juego de poder entre las personas que las propician.

En relación con lo anterior, la invitada sugirió que para contrarrestar las  Fake News hay que evitar consumir las noticias que se ven en redes de forma inmediata y se debe verificar cada hecho anunciado, he allí donde radica fundamentalmente el trabajo del comunicador social.

La profesora de la Universidad Monteávila señaló que en las comunidades virtuales actuales se pueden encontrar opiniones sectarias e infundadas que conllevan a una consecuente hipersensibilidad. Guerra dijo que ante la polarización y desinformación que se vive es necesario recurrir a un ejercicio de periodismo de paz, en el que se “respeta la argumentación y comprensión de cada una de las partes involucradas” y se informe pensando en el prójimo, lo que auspicia el diálogo que tanto hace falta.

“Un periodismo sin fingimientos, hostil a las falsedades, a eslóganes efectistas y a declaraciones altisonantes; un periodismo hecho por personas para personas, y que se comprende como servicio a todos, especialmente a aquellos que no tienen voz; un periodismo que no queme las noticias, sino que se esfuerce en buscar las causas reales de los conflictos, para favorecer la comprensión de sus raíces y su superación a través de la puesta en marcha de procesos virtuosos; un periodismo empeñado en indicar soluciones alternativas a la escalada del clamor y de la violencia verbal”, afirmó.

En este sentido, la ponente insistió en que es necesario hacer posible la comunicación eficaz en las redes sociales a pesar de los riesgos que esto conlleva, al igual que luchar por una calidad de contenido idóneo donde la veracidad y el mensaje sean los protagonistas. Por tal motivo, recordó que la juventud tiene una ventaja en este aspecto por su tendencia a la frescura y a la creatividad.

Antes de finalizar, la experta en materia de redes sociales invitó a la asamblea a no caer en la indiferencia, a ser responsable y a pensar en la repercusión que tiene cada escrito en las redes sociales, porque ante la interrogante de: ¿a quién pertenecen las redes sociales?, la respuesta fue clara: “Tú perteneces a la comunidad, pero la red te pertenece a ti”.

*Ainara Guevara es estudiante de la Universidad Monteávila

*Bárbara Ramírez es estudiante de la Universidad Monteávila

*Lourdes Álvarez es estudiante de la Universidad Monteávila

Deja un comentario